Estilo de vida

LA IMPORTANCIA DE DORMIR.

El ritmo de vida que se lleva hoy en día provoca que muchas personas acaben padeciendo trastornos del sueño. A veces no se le da la suficiente importancia a dormir poco o mal, pero si este hecho aislado se convierte en un hábito, y ni se duerme ni se descansa lo suficiente, la salud se resiente.

Dormir bien y la salud.

Dormir bien o mal es tan importante como llevar una buena alimentación, tanto a nivel físico como psicológico, un mal descanso tiene consecuencias negativas sobre el cuerpo y el cerebro, además de que favorece el desarrollo de enfermedades.

A nivel físico.

Un descanso nocturno inadecuado provoca cansancio, somnolencia, disminución de atención y concentración, lentitud de pensamiento, e irritabilidad.

A nivel psicológico.

La derivación crónica de sueño suele favorecer el desarrollo de enfermedades como depresion y ansiedad; Una de las causas más frecuentes de la fragmentación del descanso nocturno, es la apnea del sueño, un factor de riesgo importante de sufrir hipertension arterial, infarto y enfermedades cerebrovasculares.

La calidad del sueño.

Un sueño de calidad es un sueño continuo, sin despertares y sin fragmentación a lo largo de la noche.
Si se tienen dificultades para dormir, es recomendable salir de la cama y volver a los 15-20 minutos, la razón de esta recomendación es que si se permanece en la cama despierto, no solo se incrementan la frustración y el nerviosismo, sino que el cerebro aprende que en la cama se puede estar despierto y por tanto se amplifica el insomnio.

La siesta.

A pesar de la mala fama que se ha generado alrededor de la siesta, puede ayudar compensar el déficit de sueño, ya que es un hábito que coincidente con los dos periodos naturales de propensión al sueño en los seres humanos: uno prolongado por la noche y otro breve por la tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *