¡AYUDA! Me salieron várices, ¿Qué debo hacer?

Las várices o insuficiencia venosa crónica (IVC) puede presentarse en diversas partes del cuerpo, sin embargo, suele presentarse con gran frecuencia en la parte posterior de las extremidades  inferiores, esto se debe a que las venas presentan cierta dificultad para irrigar la sangre del corazón a las extremidades inferiores.

 

 

La Unión Internacional de Flebología define a la IVC como: “cambios producidos en extremidades inferiores a causa de una hipertensión venosa prolongada.”

Que las venas se inflamen, formen cúmulos de sangre se debe a un daño vascular que se traduce en formaciones visibles en forma de ramificaciones de color verdoso o morado que a su vez causa una sensación de quemazón.

La formación de várices sucede debido a que las venas se encargan de transportar la sangre por todo el cuerpo, transporta el oxígeno desde el corazón a través de las arterias, una vez la sangre llega a órganos y tejidos el oxígeno regresa al corazón por  las venas, suele en un funcionamiento óptimo pasar sin problema por las extremidades inferiores, las piernas. Cuando las venas tienen un funcionamiento disminuido y por fuerza de la gravedad, la sangre comienza a estancarse dilatando las paredes de las venas deformándose y formando las várices.

 

Las várices suelen presentarse con mayor frecuencia en las mujeres y factores que incrementan el riesgo de padecerlas son además la obesidad y el sedentarismo

 

Algunos síntomas comunes de las várices son:

 

  • Pesadez
  • Dolor de piernas que se incrementa durante la tarde/noche
  • Picor, comezón
  • Calambres
  • Cansancio
  • Edema (inflamación a causa de acumulo de líquido), que disminuye con el reposo

 

Cabe señalar que en algunas ocasiones las várices no pueden presentar síntoma alguno, sin embargo, el mayor descontento de quienes las padecen recaen particularmente en el aspecto estético.

 

 

Algunas recomendaciones para disminuir este padecimiento además del tratamiento farmacológico son:

 

  • Evitar exponer las piernas a climas de alta temperatura por tiempos prolongados
  • Evitar el consumo excesivo de alimento altos en grasa, evitar capeados, fritos, alimentos con alta cantidad de sodio y alimentos procesados
  • Evitar el uso de prendas muy ajustadas
  • Moderar el uso de calzado alto
  • Procurar levantarse cada hora y caminar por un par de minutos para promover buena circulación
  • Realizar ejercicios específicos localizados como:
    • Masaje de las piernas en dirección ascendente desde la pantorrilla hasta la rodilla
    • Colocarse en el suelo de espalda, levantar las piernas en ángulo de 45 grados, girar las piernas en sentido horario y en sentido contrario, al menos 5-10 veces cada una
    • Sentarse en una silla y separar y juntar los pies y balancear pies de talón a punta.
  • Mantenerse bien hidratado, para ello evitar el consumo de bebidas energéticas, refrescos, tés y/o jugos industrializados. Preferir tés diuréticos naturales sin azúcar y abundante agua.

 

 

 

 

 

Es por eso que te recomendamos elegir Agua Genius ya que es muy baja en sodio, lo que la convierte en el agua ideal para hidratarse tras largas jornadas de actividad física favoreciendo una adecuada circulación.

 

Además, gracias a que contiene millones de nanoparticulas de vitaminas y minerales esenciales como oxígeno que disminuye la presión sanguínea mejorando la circulación e incrementando tus niveles de energía, así como el potasio que es un transportador de oxígeno en la sangre, el cual evita que se produzcan calambres.

 

Recuerda, Elige Vida, Bebe Genius

 

 

 


Bibliografia: http://www.cenetec.salud.gob.mx/descargas/gpc/CatalogoMaestro/175_GPC_INSUFICIENCIA_VENOSA_C/Imss_175RR.pdf