¿Descansas lo suficiente? Consecuencias a largo plazo

Para los antiguos griegos, Hipnos era la personificación del sueño. Hijo de Nix, la noche, Hipnos tenía un hermano gemelo de nombre Tánatos, que representa a la muerte no violenta. Ambos vivían en un lugar donde crecían abundantes amapolas y otras plantas relacionadas con sus capacidades hipnóticas, y sus principales atributos –el cuerno de opio, un tallo de amapola, una rama de la que goteaba rocío del río Leteo (río del olvido) y una antorcha invertida– inducían el sueño a los mortales permitiendo que Morfeo creara contenidos animados en la mente de los seres humanos.

Aunque su hijo y ayudante, Morfeo, es quien se ha llevado la mayor popularidad, Hipnos era una divinidad a quien inevitablemente se le adoraba en conjunto con su hermano Tánatos pues, para los griegos, el acto de dormir estaba muy próximo a la muerte.

 

 


 

Actualmente, estudios neurofisiológicos señalan que la antigua mitología griega no estaba del todo errada en darle una importancia vital al sueño, pues se ha demostrado que si una persona no duerme su cerebro puede morir en siete días, aunque coma y se hidrate diariamente.

 

 

La necesidad del descanso para el cuerpo humano es un factor importante para la salud y bienestar. Cuando descansamos, nuestro cuerpo se recupera y restaura mediante varias fases que ocurren durante el ciclo de descanso, los tejidos del cuerpo crecen y se reparan, la hormona del crecimiento –responsable del crecimiento y desarrollo del cuerpo– se segrega, y la energía del cuerpo se restaura.

 

 

Es por ello que anualmente en Estados Unidos se celebra el foro mundial SLEEP, el espacio en el que se presentan y discuten los últimos avances en la medicina clínica del sueño y la ciencia circadiana, reunión conjunta organizada por la Academia Americana de la Medicina del Sueño y la Sociedad de Investigación del Sueño.

Durante este encuentro se han llegado a conclusiones que demuestran que si una persona duerme 8 horas diarias su memoria mejora, el sistema inmune se fortalece, la presión sanguínea baja, la inflamación en el cuerpo se reduce, la concentración y capacidad mental mejora, además de que se tiene más energía y mejor humor.

Si bien las necesidades de descanso varían de una persona a otra, éstas también cambian a lo largo de la vida. Por ejemplo:

16 a 18 horas

Duermen los recién nacidos

 

10 a 12 horas

Duerme un niño en edad preescolar

 

9 horas

Necesitan dormir los niños mayores y adolescentes

 

7 a 8 horas

Necesitan dormir los adultos

 

 


Asimismo, tener una buena calidad de sueño es muy importante, incluso puede salvarnos la vida, pues de acuerdo con estadísticas el 80% de las personas que mueren en accidentes de tránsito o tienen choques automovilísticos, es porque se durmieron manejando o porque comieron demasiado y les produjo sueño.

Con base a algunos estudios sobre el tema, el diario The Huffington Post recopila algunas consecuencias de no dormir lo suficiente.

 

De una a cuatro noches seguidas:

1  Hambre en exceso y ansiedad. La falta de sueño se relaciona con la tendencia a comer en cantidades más grandes con un número mayor de calorías y carbohidratos. Igualmente, seremos más propensos a elegir alimentos chatarra, aun cuando no tengamos hambre.

2  Más riesgos de tener un accidente. Según la Fundación Nacional del Sueño en Estados Unidos, dormir menos de seis horas triplica la probabilidad de tener un accidente por conducir con sueño debido a los efectos en la coordinación ocular, lo que también nos hará más torpes para tomar decisiones y ejecutarlas al volante.

3  Menos atractivo físico. Las personas que no descansan lo suficiente suelen parecer menos atractivos y con un aspecto físico más decaído, de acuerdo con un estudio del Instituto Médico Karolinska de Estocolmo que revela que la gente con aspecto cansado es considerada menos accesible, además que con el tiempo este efecto empeora, pues la piel envejece.

4  Más probabilidad de tener gripa. De acuerdo con la Universidad Carnegie Mellon, dormir menos de las siete horas que plantea la Organización Mundial de la Salud se asocia con un riesgo alto para contraer un resfriado, ya que un descanso apropiado es sinónimo de un sistema inmunitario fuerte.

5  Pérdida del tejido cerebral. Pasar tan solo una noche sin dormir puede ocasionar pérdida del tejido cerebral, pues los niveles de la sangre de dos moléculas cerebral aumentan, generalmente por un daño cerebral.

6  Más emociones. La Universidad de California y la Escuela Médica de Harvard utilizaron resonancias magnéticas para demostrar que no dormir correctamente hace que las regiones emocionales del cerebro estén más activas en un 60%, esto ocasionaría reacciones más descontroladas e inadecuadas.

7  Menor concentración, más problemas de memoria. Estar cansado afecta la capacidad de concentración y nos puede volver más olvidadizos. Esto dificulta el aprendizaje y la retención de conceptos.

 

 


Más de 6 días seguidos:

1  Aumenta el riesgo de derrame cerebral. Investigaciones volcadas en SLEEP afirman que el riesgo de derrame cerebral aumenta para los adultos y los ancianos.

2  Más probabilidades de obesidad. Además de consumir más calorías luego de no dormir bien por tan solo una noche, a largo plazo se puede padecer de obesidad. De acuerdo con el análisis de Penn State, hormonas como la grelina y la leptina –que regulan el apetito–cambian sus niveles considerablemente.

3  Se incrementa el riesgo de padecer cáncer. Un estudio realizado con mil 240 personas resalta que quienes habían dormido menos de seis horas tenían riesgo doble de pólipos colorrectales, los cuales pueden ser malignos con el paso del tiempo. Además, otros estudios lo relacionan con el cáncer de mama.

4  Diabetes. Un estudio del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades arrojó que dormir poco se relaciona con enfermedades crónicas como la diabetes tipo II y que hay menor sensibilidad a la insulina.

5  Enfermedades cardiacas. Privarse del sueño se podría relacionar con una presión sanguínea elevada, obstrucción de las arterias y fallas cardíacas, así lo afirma un estudio de Harvard Health Publications.

6  Disminuye el número de espermatozoides. Un estudio publicado en el American Journal of Epidemiology manifestó que de los jóvenes que confesaron sufrir alteraciones del sueño, tenían 29% menos concentración de esperma en su semen, disminuyendo su fertilidad.

 


 

 

Si deseas recibir más información sobre salud, bienestar, nutrición, tecnología y estrategias que te ayuden a mejorar tu estilo de vida, compártenos tu correo electrónico y deja que Agua Genius, el agua funcional alcalina, única con nanonutrimentos de vitaminas y minerales, activen las defensas naturales de tu cuerpo protegiéndote y llenándote de energía y vida.

 


Fuente: Página official de la Academia Americana de la Medicina del Sueño y la Sociedad de Investigación del Sueño (American Academy of Sleep Medicine and the Sleep Research Society) http://www.sleepmeeting.org/