¿Dolor abdominal? ¿Cólicos? Puede que sufras el síndrome intestino irritable.

En ocasiones los dolores irrelevantes pueden ser más que eso, todo dentro de nuestro cuerpo tiene una explicación, en esta nota te daremos a conocer todo lo que tienes que saber sobre el intestino irritable que se define como una afectación crónica de dolor o molestia abdominal asociado a alteraciones en el habito intestinal, durante al menos 3 días por mes en los últimos 3 meses, sin causa orgánica que lo justifique. Es el trastorno funcional gastrointestinal más común, se presenta en todos los grupos de edad incluyendo niños y ancianos, aunque se presenta frecuentemente a la edad de 30 a 50 años. Afecta tanto a hombres como a mujeres, no obstante, aproximadamente el 60- 75% de los afectados son mujeres y se presenta con mayor frecuencia en un nivel socioeconómico bajo. Se asocia a depresión, ansiedad, trastorno somatomorfo e ideación suicida, además a un menor desempeño laboral, teniendo un impacto económico negativo en el individuo, la sociedad y el Sistema de Salud.

Como en todos los diagnósticos se tiene que realizar una valoración, para ver qué tan grave tu situación en caso de que estés segura que lo sufres, por eso que aquí te damos una breve introducción de cómo se clasifican los diferentes grados de gravedad del síntoma.

Clasificación

De acuerdo al patrón en los hábitos defecatorios, el síndrome de intestino irritable

(SII) se clasifica en tres subtipos:

- SII con constipación. Heces duras más del 25% de las veces y deposiciones disminuidas de consistencia menos de 25% de las veces).

- SII con diarrea. Deposiciones disminuidas de consistencia más del 25% de las veces y heces duras menos del 25% de las veces.

- SII mixto. Heces duras más del 25% de las veces y deposiciones disminuidas de consistencia más del 25% de las veces).

En realidad no se conoce una causa en especial que tenga como factor repercutir en el intestino pero lo que se tiene con claridad son los síntomas que se presentan.

Los síntomas clínicos de forma individual son imprecisos para establecer el diagnostico de SII, por lo que esta patología debe ser considerada como un conjunto sindromático. La asociación de dolor abdominal crónico y los hábitos intestinales alterados son las características principales no específicas del SII, aunque existe una amplia variedad de síntomas incluyendo manifestaciones gastrointestinales y extraintestinales:

-Los síntomas gastrointestinales son: dolor abdominal crónico, hábitos intestinales alterados (diarrea o constipación o alternancia de estos), reflujo gastroesofágico, disfagia, saciedad temprana, dispepsia intermitente, nauseas, dolor precordial de origen no cardiaco, flatulencia y eructos.

-Los síntomas extraintestinales son: depresión mayor, ansiedad, desorden somatomorfo, insomnio, disfunción sexual y dispareunia, dismenorrea, incremento en la frecuencia urinaria, urgencia urinaria, síntomas de asma y cefalea primaria.

 Cuando consultas al médico se presentan los cambios más notables en cuanto unos buenos hábitos intestinales el síntoma del intestino irritable puede dar pie a enfermedades más graves por lo tanto te brindamos una explicación de cómo debes tratar nutricionalmente este sindroma.

 La dieta es igual de importante que los fármacos en el manejo de este síndrome. Los alimentos ricos en hidratos de carbono, altos en grasa, café́, alcohol, ricos en histamina, picantes y condimentos son reportados frecuentemente como causantes de síntomas. En el tratamiento nutricional de SII incluye diversas estrategias que han mostrado su utilidad, tales como: Alimentos bajos en hidratos de carbono de cadena corta (FODMAPs: Fermentable, Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos, Polioles), Fibra, restricción de alimentos (café́, alcohol y grasa) y prebióticos. Los FODMAPs son un grupo de hidratos de carbono de cadena corta que tiene 3 características en común: Baja absorción en el intestino delgado, son rápidamente fermentados por las bacterias colonias e incrementan el paso deliberado de agua dentro del intestino, debido a su alta actividad osmótica. -La dieta baja en hidratos de carbono de cadena corta (FODMAPs) mejora los síntomas del SII, incluyendo distensión, flatulencia, alteración en la motilidad y dolor abdominal en comparación con la dieta estándar. En cambio, la dieta con alto contenido de FODMAP empeora los síntomas y se recomienda evitarlos.

Agua Genius te ofrece Gastro un agua funcional que te ayuda un mejor funcionamiento de tu sistema digestivo gracias a los nanonutrimentos de minerales, aminoácidos y otros elementos orgánicos que promueven la eliminación de toxicas.

 

 REFERENCIA

http://www.cenetec.salud.gob.mx/descargas/gpc/CatalogoMaestro/042_GPC_Colo

nIrritable/IMSS_042_08_GRR.pdf


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados