El trastorno oculto, la anorexia

La anorexia nerviosa en ocasiones  se le señala como simple anorexia, pero el trastorno alimenticio que se caracteriza por la notoria pérdida de peso corporal, y al miedo desenfrenado de subir de peso  y la alteración de la percepción del peso, las acciones de las personas que sufren este trastorno puede llegar a tener repercusiones de por vida.

Los criterios internacionales de diagnóstico de la anorexia son los siguientes:

  • Rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima del valor mínimo normal considerando la edad y talla (por ej. pérdida de peso que da lugar a un peso inferior al 85% del esperable o fracaso en conseguir el aumento de peso normal durante el periodo de crecimiento).
  • Miedo intenso a ganar peso o a convertirse en obesa, incluso estando por debajo del peso normal.
  • Alteración de la percepción del peso o la silueta corporal (alteración del esquema corporal), exageración de su importancia en la autoevaluación o negación del peligro que comporta el bajo peso corporal.
  • En las mujeres pos puberales, presencia de amenorrea, por ejemplo, ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivas (se considera la presencia de amenorrea cuando una mujer presenta ciclos menstruales únicamente inducidos por tratamiento hormonal).

-Subtipos:

  • Tipo Restrictivo: durante el episodio de anorexia nerviosa, el individuo NO recurre regularmente a atracones (rápida e intensa ingesta de alimentos) o a conductas purgativas (por ej. provocación del vómito o uso excesivo de laxantes, diuréticos, anorexígenos o exceso de actividad física).
  • Tipo Purgativo compulsivo: durante el episodio de anorexia nerviosa el individuo recurre regularmente a atracones o a conductas de tipo purgativas.

Los síntomas perceptibles de la anorexia nerviosa están relacionados con trastornos o problemas emocionales que se asocian al aumento de peso.

La desnutrición puede provocar los siguientes síntomas físicos:

  • Hipotermia: bajada de la temperatura corporal, suelen ser personas que tienen mucho frío y que van con un exceso de ropa para la temperatura real que existe, ya que tienen un descenso en la temperatura corporal, debido a la restricción alimentaria.
  • Bradicardia: hay un enlentecimiento del ritmo cardiaco.
  • Hipotensión: la tensión arterial en estos enfermos es baja, y se pueden producir vértigos y desvanecimientos.
  • Anemia: es la disminución de la concentración de hemoglobina en la sangre; esto produce cansancio y alteraciones menstruales.
  • Osteoporosis: es una disminución de la masa ósea ocasionando una mayor susceptibilidad para las fracturas.
  • Amenorrea: ausencia de la menstruación durante un periodo de tiempo prolongado. Caída del cabello.
  • Lanugo: es un vello (similar al de los recién nacidos) que sale por todo el cuerpo, (cara, brazos, piernas...).
  • Sequedad de piel y uñas rotas.

 

No existe nada que impida la prevención de la anorexia nerviosa. Los expertos son los más indicados para detectar estos trastornos mientras tanto el tratamiento  El inicio del tratamiento suele comenzar con una alimentación orientada a la

mejora del estado general y de la tolerancia a la ingesta del paciente (1-2 semanas). En situación de ingreso hospitalario, el aporte energético será inferior a 1000 Kcal/día, con una adecuada reposición electrolítica. En esta primera fase no suele haber una ganancia sustancial de peso, ya que, se irá incrementado en fases posteriores.

El tratamiento ambulatorio es factible cuando el paciente presenta estabilización clínica segura, es decir, se encuentra médicamente estable. (14). Deben establecerse una serie de objetivos para garantizar la efectividad del mismo. Estos objetivos son:

-Recuperación de un peso saludable. La recuperación ponderal es un objetivo primordial.

-Plan dietético personalizado.

-Corrección de la ingesta inadecuada.

-Corrección de la percepción de los pacientes sobre lo que es una dieta saludable.

-Instauración de la percepción normal de la sensación de hambre y saciedad.

-Corrección de secuelas biológicas y psicológicas de la malnutrición.

Los requerimientos energéticos se establecerán en función de parámetros antropométricos (IMC, grasa corporal). El aporte energético inicial recomendado para pacientes hospitalizados es de 30-40 Kcal/Kg/día,pudiendo alcanzar 70-100 Kcal/Kg/día a lo largo del tratamiento.

Para mantenerte en tu peso ideal es recomendable desechar las toxicas que hay dentro de tu cuerpo es por eso que Agua Genius contiene nanoparticulas con vitaminas y minerales que activan las defensas naturales del cuerpo protegiéndote y dándote lo que necesitas para tu día a día. 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados