“LA CRUDA” realidad sobre una resaca

A la mayoría de nosotros nos encanta el efecto “felicidad” que produce el alcohol dentro de nuestro cuerpo, buscamos esa sensación gratificante, aunque, sabemos que no solo nos quedamos en esa fase. Después de todo el momento agradable, viene la famosa “resaca” sí, esa que todos odiamos pero que muchas veces estamos dispuestos a pagar con tal de tener un momento de diversión con los amigos o la familia.

 

 

La resaca o cruda (como mayormente se le conoce) es el resultado del consumo excesivo de alcohol en nuestro cuerpo.

 

 

Cuando ingerimos alcohol nuestro estomago e intestinos lo absorben y lo llevan al hígado, allí es donde se procesa y descompone con ayuda de algunas enzimas, (alcohol deshidrogenasa y la catalasa) para así ser utilizado como fuente energética o (como mayormente sucede) almacenado en forma de grasa.

 

El problema o “beneficio” como algunos lo ven, se presenta cuando consumimos alcohol en exceso, ya que nuestro cuerpo no es capaz de metabolizarlo completamente, de esta forma comienza a acumularse en nuestro cuerpo (como toxico) provocando los siguientes síntomas:

 

 

 

  • Amnesia ligera o pérdida de memoria de lo ocurrido bajo el efecto etílico
  • Vómito y en algunas ocasiones diarrea
  • Fatiga
  • Sensibilidad a la luz y al ruido
  • Depresión, ansiedad e irritabilidad
  • Cefalea o dolor de cabeza, esto se debe a la acumulación excesiva de los residuos del alcohol
  • Sed intensa; este síntoma es provocado cuando el alcohol bloquea el correcto funcionamiento de la hormona antidiurética, dicha hormona, controla el nivel de líquidos en el cuerpo ordenando al riñón que reabsorba agua de la orina. Es ahí cuando nuestro riñón comienza a eliminar agua de más y nos deshidratamos.

 

 

A demás de la sintomatología, nuestro cuerpo sufre una gran pérdida de vitaminas y minerales que necesitaran ser recuperados. Obviamente lo que buscamos es salir de toda esa horrible sintomatología. Para contrarrestarlos existen varios alimentos que te ayudarán a recuperar tu estado de salud como:

 

 

  1. El zumo de frutas, ya que es una fuente de azúcares naturales que ayudan a recuperar las vitaminas y algunos electrolitos perdidos (el exceso de alcohol merma los niveles de vitamina A, B y C, y causa que caigan los niveles de azúcar en sangre)
  2. Comer cereales (arroz, avena y trigo) te ayudará a restaurar los niveles de azúcar en sangre y asentarán tu estómago al mismo tiempo. El pan de grano es una gran fuente de vitamina B que ayuda a desintoxicar tu hígado.
  3. Prueba añadir tomate a tu tostada. Además de ser rico en vitamina C, el tomate contiene glutatión que ayuda a combatir las toxinas que se producen durante la resaca.
  4. El coco y el plátano son una gran fuente de potasio, algo que tu cuerpo deshidratado de verdad necesita para recuperar agua. La falta de potasio puede causarte calambres y hacerte sentir cansado o con náuseas.
  5. El jengibre es muy bueno para calmar las náuseas y actúa como un antiinflamatorio para el estómago. La menta también te ayuda a desinflamar. Ambos puedes beberlos en un té.
  6. La proteína del huevo (cisteína) te ayuda a combatir varios de los síntomas derivados de la resaca.
  7. Agua, agua ¡y más agua! Esta es la clave para una pronta recuperación. El alcohol deshidrata al cuerpo, lo cual explica ese dolor de cabeza punzante, los mareos y la boca seca. Tras una gran noche, bebe Agua Genius. Nosotros somos la única agua funcional con nanopartículas de vitaminas, minerales y aminoácidos que logran recuperar en menor tiempo gran parte de lo perdido. Además su pH alcalino asegura una pronta rehidratación, así podrás realizar tus actividades sin problema alguno.

 

 

 

 

 

Al aplicar cada uno de estos consejos notaras una gran diferencia. Creemos que estos tips son de gran ayuda para ti sobre todo si Agua Genius te acompaña.

 

“Bebe Genius, Toma Vida”

 

 


 

Bibliografía:
Finnell JT. Alcohol-related disease. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2014:chap 185.
O’Connor PG. Alcohol use disorders. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman’s Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 33.