Las 5 leyes BÁSICAS del bienestar físico

Los refranes y dichos populares resumen en pocas palabras siglos de sabiduría y conocimiento humano, algunos más comprobables científicamente que otros, pero todos sin lugar a dudas se encuentran cargados de grandes verdades. El refrán “Nadie sabe lo que sirve el agua, hasta que le hace falta”, revela cuál es el secreto para vivir por más tiempo de una forma más saludable.

De acuerdo con la definición establecida por la Organización Mundial de la Salud, “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”[1], esta explicación enfatiza la importancia del cuidado a diferentes áreas de nuestra vida situando en primer lugar el bienestar físico, el cual se da cuando el cuerpo humano funciona eficientemente, con una capacidad física apropiada para responder ante diversos desafíos corporales.

El Dr. Gary Samuelson, especialista en Física Médica y atómica por la Universidad de Utah, y autor del libro “La ciencia de la Sanación Revelada”, ha dedicado su carrera y conocimiento al avance de tecnologías prometedoras que aborden los principales problemas de salud que enfrentamos en la actualidad, alcanzando descubrimientos notables a nivel microcelular y nanotecnológico.

Su trabajo se ha centrado principalmente en el proceso de sanación natural del cuerpo a nivel molecular, tomando como referencia la importancia de las 5 leyes básicas del bienestar físico: buena nutrición, respiración, hidratación, descanso y ejercicio.

 

 

El cuerpo humano es la más grande estructura biológica capaz de sanarse asimismo cuando se daña. Todo esto inicia en los componentes más pequeños de la vida, las células, encargadas del proceso original.

Estos diminutos elementos están conformados por una membrana bilípida (revestimiento delgado con capas a prueba de agua, cuyo centro está conformado por una delgada túnica de grasa). Todos los materiales que la célula necesita para contener la vida deben pasar por esta membrana hasta el interior de la célula, al igual que los desechos que se generan dentro deben pasar por ella para ser expulsados.

Para que la célula esté sana, necesita los nutrientes y el oxígeno adecuados. La célula toma estas cosas de los fluidos que la rodean. Los nutrientes y el oxígeno son normalmente provistos por la sangre, por lo tanto si nuestras células están sanas, nosotros estamos sanos.

 

“Es así de sencillo; para poder mantener nuestra salud, debemos aprender a proveer a nuestro cuerpo con los nutrientes que las células necesitan para vivir y crecer. Cuando las células se dañan, por la razón que sea, debemos ser capaces de darle al cuerpo los materiales que necesita para curarse a sí mismo, reemplazando las células dañadas por nuevas células”[2].

 

De ahí la importancia de una buena nutrición, y es que son los nutrientes provenientes de nuestro ambiente natural (frutas, verduras, minerales, plantas y animales) los únicos biocompatibles con nuestro sistema digestivo, quien cuenta con mecanismos encargados de reducir los grandes pedazos de nutrientes a partículas del tamaño molecular (micronutriementos) para que pasen a nuestra sangre y sean distribuidos a cada parte del cuerpo. Sin embargo, algunas veces nuestro organismo no absorbe de manera eficaz los nutrientes necesarios por lo que debemos apoyarnos de complementos nutricionales especializados.

 

 

Tal es el caso del Agua funcional Genius la cual, gracias a la utilización de nanotecnología, ha sido capaz de manipular nanopartículas de nutrientes tan pequeñas que pueden ingresar a nuestras microcélulas y mejorar su absorción y nutrición. Estos nanonutrimentos se absorben casi al cien por ciento al sistema digestivo.

 

Agua Genius es un agua funcional enriquecida con nanopartículas de minerales, vitaminas y aminoácidos esenciales en un agua alcalina y desarrollada científicamente para nutrir nuestro cuerpo alcanzando con ello una nutrición completa y balanceada.

 

Agua Genius son trillones de nanonutrientes para llenar tu cuerpo y tu mente de vida.

¡Bebe Genius, toma Vida!

 


 

[1] Preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud. Conferencia Sanitaria Internacional, celebrada en Nueva York de junio a julio de 1946, y firmada por los representantes de 61 Estados. Entró en vigor el 7 de abril de 1948.

[2] Samuelson, Gary. “La ciencia de la Sanación Revelada. Nuevos descubrimientos de las señales Redox”, p. 12.