Sin categoría

Lo Clásico nunca pasa de moda, Ballet

Por muchas la mejor disciplina de baile asociada al deporte, si estas en búsqueda de algo que te despierte las ganas de salir de tu zona de confort, el ballet se considera de alta exigencia así como de vocación por el arte y que mejor que tenga beneficios en tu salud, aquí te dejamos los puntos esenciales que necesitas saber.

El ballet clásico o danza clásica es una forma de danza cuyos movimientos se basan en el control total y absoluto del cuerpo, el cual se debe enseñar desde temprana edad. Se recomienda iniciar los estudios de esta danza clásica a los seis o siete años, ya que el ballet es una disciplina que requiere concentración y capacidad para el esfuerzo como actitud y forma de vida.

A diferencia de otras danzas, en el ballet cada paso está codificado. Participan invariablemente las manos, brazos, tronco, cabeza, pies, rodillas, todo el cuerpo en una conjunción simultánea de dinámica muscular y mental que debe expresarse en total armonía de movimientos. También se utiliza el término ballet para designar una pieza musical compuesta, a propósito, para ser interpretada por medio de la danza. El ballet es una de las artes escénicas.

Características

Exige muchos años de preparación en forma y técnica. El vestuario propio son los leotardos y las mallas, con una falda opcional (tutu). Las bailarinas usan zapatillas de media-punta hasta que sus huesos sean lo suficientemente fuertes y estén entrenados para usar y soportar las zapatillas de punta; los bailarines solo utilizan zapatillas de media-punta y en escasas ocasiones de punta para trabajar huesos de los pies como el empeine.

El ballet clásico está basado en pasos, posiciones y formas de cargar el cuerpo que se originaron fundamentalmente en el siglo XVIII con el trabajo de Jean- Georges Noverre. El Ballet o Danza Clásica es una forma de danza específica, ya que sus movimientos se enseñan a través de métodos y técnicas “claves”. A diferencia de otras danzas, en el ballet, cada paso está estructuradamente armado.

A veces se piensa que la danza clásica se limita exclusivamente a piernas y brazos, pero en cualquier movimiento que se ejecute, participaran invariablemente: las manos, brazos, tronco, cabeza, pies, rodillas; en fin todo el cuerpo hasta sus más ínfimas partes, en una conjunción de dinámica muscular y mental.

Nutrición

Si sigues una correcta dieta para ballet, aprovecharás al máximo todos los beneficios de tu programa de entrenamiento. La clave está en llevar una alimentación variada y equilibrada.

El ballet requiere cualidades físicas como resistencia cardiovascular, fuerza, flexibilidad, potencia, coordinación, agilidad, equilibrio y precisión. Los bailarines necesitan potenciar brazos y piernas y ajustar su grasa corporal para tener mayor agilidad. El ballet es en general es un deporte aeróbico con momentos anaeróbicos de alta intensidad que utiliza distintos sistemas energéticos, en esfuerzos de pocos segundos se utiliza la fosfocreatina, precursor del ATP. En esfuerzos en torno a 1 minuto, se utiliza como combustible la glucosa o el glucógeno.

Necesidades energéticas del ballet

Tu gasto energético será mayor conforme aumentes el tiempo y la intensidad del ejercicio. Como los hidratos de carbono son el principal combustible, debes consumirlos en cantidades suficientes, bien repartidos y preferiblemente los de menor índice glucémico (patatas, pasta, pan y arroz integrales…). Así evitarás la fatiga y no disminuirá tu rendimiento. La proporción de nutrientes recomendada en una dieta para ballet es: 40% hidratos, 30% proteínas y 30% grasas. Como comentamos en nuestro artículo sobre los distintos tipos de disciplinas deportivas, los problemas más frecuentes practicando ballet son: exceso de entrenamiento, lesión por sobrecarga y mala planificación dietética. Todos ellos se pueden minimizar con pequeñas variaciones en tu dieta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *