Lo que nadie te ha dicho sobre la DEFICIENCIA de vitaminas

Muchas veces nos hemos preguntado qué son las vitaminas y para qué sirven.

 

Pues bien, las vitaminas son micronutrientes no sintetizados por el organismo, es decir, nuestro cuerpo no las produce y necesitamos consumirlas por medio de la dieta.

 

Cada célula del cuerpo tiene la función de transformar los aminoácidos (sustancias químicas orgánicas) y los minerales (sustancias indispensables para el organismo vivo) en proteínas, hormonas y enzimas (de las cuales se desprenden reacciones químicas). Algunas vitaminas forman parte de esas enzimas por lo que resultan indispensables para el metabolismo de nuestro cuerpo.

Existen dos tipos de vitaminas, las hidrosolubles y las liposolubles. Las vitaminas hidrosolubles son aquellas que se disuelven y absorben en agua, como la vitamina C y el grupo de las B. Esta característica hace que el consumo diario sea más estricto, ya que la cocción de los alimentos produce la perdida de vitaminas, siendo inferior la cantidad consumida de lo que popularmente se cree, dichas vitaminas las podemos encontrar en las frutas, verduras, carnes, huevo, cereales y productos lácteos.

El segundo grupo de vitaminas es el de las vitaminas liposolubles, estas se disuelven en grasas y aceites como la vitamina A, D, E y K; estas son almacenadas en el tejido adiposo y en el hígado. A diferencia de las vitaminas hidrosolubles, el exceso de su consumo puede ser perjudicial para nuestra salud ya que nuestro cuerpo si almacena su exceso. Estas vitaminas las encontramos en alimentos grasos como pescado, semillas, leguminosas, carne, huevo, aves y productos lácteos.

Las funciones de las vitaminas en nuestro cuerpo van a depender del grupo y tipo de vitamina.

 

  • Vitamina C: refuerza las defensas y evita el envejecimiento.
  • Grupo de las B: correcta función del sistema nervioso, previene la anemia, mantiene la piel y las encías sanas, regula el apetito y el trasporte de oxígeno.
  • Vitamina K: actúa sobre la coagulación sanguínea.
  • Vitamina D: absorbe y fija el calcio en el organismo facilitando el buen desarrollo corporal.
  • Vitamina E: Facilita la circulación sanguínea y estabiliza las hormonas femeninas. También es un potente antioxidante.

 

Cuando nuestra dieta no tiene equilibrio podemos potencializar el riesgo de presentar deficiencia de vitaminas y por ende nuestro cuerpo tarde o temprano las manifestará. A veces podemos llegar a creer que vivir cansados, con sueño y con desanimo se debe a la carga diaria de trabajo, pero estos síntomas pueden estar ligados al escaso consumo de vitaminas derivado de una mala alimentación. Otros signos y síntomas que puedes identificar como deficiencia de vitaminas es la falta de apetito, resfriados constantes, aspecto áspero y reseco de la piel, sensación de hormigueo en extremidades y la presencia de ulceras bucales y/o labios agrietados.

 

Si presentas alguno de estos síntomas es necesario que acudas con tu médico y que comiences a incluir el consumo de alimentos ricos en vitaminas como los mencionados anteriormente; por otra parte, si tu objetivo es seguir luciendo un cuerpo saludable y radiante; la clave está en la dieta, pues esta debe de ser equilibrada y variada; solo así podemos lograr satisfacer cada una de las vitaminas que son esenciales para el bienestar de nuestro cuerpo.

 

Nuestra agua alcalina Genius Vitality es la única agua inteligente que dentro de sus nanopartículas incluye vitamina C, vitamina B1, vitamina B12 y vitamina D para darle ese plus.

Siente el poder de nanopartículas con minerales y vitaminas que activan las defensas naturales de tu cuerpo, protegiéndote y llenándote de energía y vida.

 

 

 

 

 


 

Bibliografía: Mahana- Kathleen, Krause dietoterapia 13ª edición pag 56-89