Metas a corto, mediano y largo plazo… EN SALUD

El fundador de la compañía Ford Motor Company y padre de las cadenas de producción de autos en masa, Henry Ford, decía que “Nada es particularmente difícil si lo divides en pequeños trabajos”. Su visión organizada y planificada lo llevó  revolucionar el transporte y la industria en Estados Unidos.

 

 

¿Esa proyección se podría aplicar a nuestra vida diaria y con ello cumplir todas nuestras metas?

¡La respuesta es sí!

 

 

Todos alguna vez nos hemos planteado sueños, propósitos o expectativas, altas o pequeñas, el fijarnos metas nos permite planificar el cómo deseamos llevar nuestra vida. Algunos logros pueden tardar toda una vida, mientras que otros pueden completarse en el transcurso de un día o unos meses; en ambos casos, la sensación de logro y valor propio fortalece nuestra autoestima y nos impulsa a buscar nuevos horizontes cada día más grandes.

Cuando las metas que nos planteamos buscan transformar nuestro cuerpo e impactar saludablemente en nuestro estilo de vida, el compromiso que adquirimos con nosotros mismos se vuelve más importante, ya que es nuestra propia salud la que está en juego. De ahí la importancia de saber cómo y qué hacer para alcanzar ese objetivo.

Según el libro Nutrición: la guía completa” de John Berardi, tener razones imprecisas para comenzar, por ejemplo, a tonificarte, perder peso o sentirte mejor no son pensamientos lo suficientemente específicos como para considerarlos metas, ya que hay que crear metas específicas, palpables, adecuadas al tiempo, con resultados realistas e inspiradores.

 

Para poder desarrollar un plan saludable de ejercicios y alimentación sigue los pasos de la estrategia SMART:

 

1 Determina cuáles son tus prioridades en tu vida. Responder a las preguntas qué quiero, cuándo lo quiero y por qué lo quiero te ayudará a establecer si lo que buscas alcanzar es una meta a largo, mediado o corto plazo. Inicia siempre de lo grande a lo pequeño, es decir, establece primero las metas a largo plazo y de ahí subdivídelas para que se conviertan en retos más pequeños que puedas alcanzar en poco tiempo y te mantengan motivado.

 

2 Escribe tus metas para referencias futuras. Al hacerlo y leerlo todos los días, focalizarás a tu cerebro a recordar exactamente qué es lo que quiere lograr, cómo lo va a lograr, cuándo lo va a hacer, durante cuánto tiempo y por qué lo está haciendo, de esta forma tu objetivo será algo específico y palpable.

 

3 Elige un periodo de tiempo en el que quieras lograr la meta. Para que sean realistas y alcanzables asegúrate que tus metas sean apropiadas respecto a tu entorno, reconoce cuando lo que deseas es improbable que lo alcances respecto a tus habilidades, recursos, tiempo y conocimiento. Tus objetivos deben ser alcanzables pero no sencillos al punto de que no representen un desafío.

 

4 Mantén un registro de tu progreso. El registro cuantificable es una forma grandiosa de mantener tu progreso personal, además analizarás las áreas de oportunidad para mejorar y corregir los errores que se te presenten.

 

5 Adapta tus metas de forma periódica. Recuerda que los objetivos a corto plazo son medidas para alcanzar una meta mayor, por ello es importante que reevalúes los planes pequeños para ver si los estás alcanzando en el periodo especificado. Pregúntate, ¿Estoy realizándolas de acuerdo al lapso fijado? ¿Aún son necesarias para poder alcanzar la meta a largo plazo? Puedes ser flexible y adaptar tus metas.

 

Metas saludables a corto plazo.

Las metas a corto plazo son objetivos que puedes controlar a diario, retos pequeños que harán que te sientas mejor y te ayudarán a seguir motivado. Por ejemplo, si eres una persona que nunca ha hecho ejercicio y que no tiene tiempo de ir a un gimnasio pero deseas comenzar a desarrollar un poco de condición física, puedes iniciar escribiendo qué deseas alcanzar, quizá mejorar tu capacidad pulmonar para practicar un nuevo deporte.

Para lograrlo puedes comenzar llegando 10 minutos más temprano a tu trabajo y subir un piso por las escaleras en lugar de tomar el elevador durante una semana. Al principio será difícil y te agitarás, pero verás que al final de la semana el esfuerzo que realices será menor y estarás fortaleciendo tus pulmones y corazón paulatinamente.

 

Metas saludables a mediano plazo.

Las metas a corto plazo para los ejercicios establecen una rutina de entrenamiento. Una vez que has desarrollado una rutina es momento de incrementar un poco la intensidad de los ejercicios así como la complejidad de su ejecución.

Volviendo al ejemplo de las escaleras, si ya eres capaz de subir de dos a cuatro pisos en un mes, inicia el segundo mes subiendo esos mismos pisos y agrégale el caminar 10 minutos diarios; de esta manera comenzarás a fusionar dos ejercicios ampliando tu capacidad pulmonar y mejorando tu fuerza cardiaca.

 

Metas saludables a largo plazo.

Una vez que has establecido una rutina, la sigues y te esmeras por no abandonarla, es momento de evaluar tu crecimiento y adaptar una nueva complejidad.

Si ya eres capaz de subir escaleras y caminar diariamente invirtiendo media hora de tu tiempo, entonces es momento de evaluar la inscripción a algún gimnasio o practicar algún deporte, con ello te darás cuenta que has logrado tu meta a largo plazo. ¿Verdad que no suena tan difícil cuando lo hacemos paulatinamente?

 

 

 

 

Agua Genius, el agua funcional alcalina, desea acompañarte en el cumplimiento de todas tus metas saludables. Deseosos de ofrecerte soluciones que generen bienestar y salud en tu día a día, queremos compartir contigo más información y tips sobre nutrición, salud, estilo de vida y cuidado de tu organismo, déjanos tu correo electrónico y haremos llegar hacia ti experiencias que renueven tu vida y tu mente.

Apoyados por la más alta tecnología en innovación de alimentos, nutre tu cuerpo y tu mente con el poder de los nanonutrimentos de Agua Genius.

 

 

 

 


 

Fuente: Artículo “Buena formulación de objetivos. Método SMART”, escrito por Enrique Fuentes para Coaching para Emprendedores. Consultado en: http://coaching-para-emprendedores.es/emprendimiento-estrategico/buena-formulacion-de-objetivos-metodo-smart/