¡NO TE OXIDES! Te contamos lo que no sabías sobre el Agua Alcalina

El agua es esencial para la vida, entre las muchas funciones que realiza en el organismo está la de regular la cantidad de sales, minerales y toxinas que ingresan a nuestro cuerpo, por lo que su calidad es de vital importancia para una correcta filtración y posterior deshecho de estos.

 

Sin embargo, el agua que bebemos nunca es pura al 100%, incluso desde el primer momento en que el agua de lluvia tiene contacto con el aire cambia su estructura y más aún cuando se sedimenta por su ciclo natural en lagos, ríos o presas. Esto enriquece al agua con minerales necesarios para una mejor absorción en el organismo, pero al mismo tiempo estos minerales junto a otros factores como la temperatura son los responsables de afectar el balance del pH –potencial de hidrógeno– del agua, alterando con ello su calidad.

 

El pH es la escala de medición de las moléculas de oxígeno e hidrógeno con carga eléctrica que se encuentran en cualquier solución acuosa, si un líquido cuenta con una cantidad mayor de iones (H+) se considera ácido, pero si la cantidad mayor es de iones (OH-) recibe el nombre de alcalino. Estos valores se miden en una escala del 0 al 14 donde el 7 es un estado neutro, y donde las soluciones ácidas tienen valores menores a 6 y las alcalinas superiores a 8.

 

Nuestro cuerpo cumple con la tarea de balancear nuestro pH a través de los procesos de desintoxicación y eliminación de desechos, pero la mala alimentación, el exceso de alimentos procesados, azúcares y almidones, provocan un exceso de acidez en la sangre, que hacen más difícil a nuestro cuerpo mantener un pH adecuado, ya que un nivel de acidez alto predispone más a padecer enfermedades como hipertensión y diabetes.

 

 

La función saludable de nuestro cuerpo depende de que nuestra sangre mantenga una alcalinidad entre 7,35 y 7,45 pH, para la correcta producción de energía, reparación de células, así como la absorción de nutrimentos y minerales esenciales.

 

 

De acuerdo con el médico especialista en salud nutricional, Ben Kim, las toxinas son grandes formadores de ácido, ya sean residuos biológicos naturales de nuestro cuerpo o contaminantes de nuestro medio ambiente. Si las toxinas se acumulan y no se pueden eliminar, se producirán estados de enfermedad.

El doctor Kim, también graduado del Programa de Acupuntura Médica Contemporánea de la Universidad de McMaster, señala que hoy en día las toxinas ambientales están en todas partes: en el aire que respiramos, la comida que comemos, las cosas con la que entramos en contacto todos los días. Proporcionar al organismo la suficiente alcalinidad y la nutrición es clave para ayudar al cuerpo en la eliminación de las mismas, por ello recomienda mantener una dieta que incluya 80% de alimentos alcalinos y 20% de alimentos formadores de ácido, así como beber agua alcalina, y enfocar nuestras actividades para ayudar a nuestro organismo a deshacerse de lo que ya no necesita.

Actualmente la nanotecnología se ha extendido al campo de la nutrición convirtiéndose en un aliado para mejorar la eliminación de toxinas de nuestro cuerpo, gracias al descubrimiento del científico Gary Samuelson, quien logró introducir nanonutrientes al agua desarrollando un agua alcalina que ayuda a contrarrestar la acidez de nuestra sangre, alcanzando un equilibrio en el organismo.

 

 

 

Beber Agua Genius es experimentar el poder del agua alcalina y sus nanonutrientes con vitaminas y minerales que activarán las defensas naturales de tu cuerpo protegiéndote y llenándote de energía y vida.

 

 

 

 


 

Fuente: Artículo “El pH perfecto: La forma más sencilla para una salud óptima”, obtenido de http://drbenkim.com/