Sin categoría

Rompiendo paradigmas

Normalmente al escuchar estas palabras la asociamos con striptease, pero nada que ver esta práctica ha dejado de lado los paradigmas en el deporte, cada vez es más popular en las mujeres por la exigencia física que requiere tanto así que ya se encuentra en algunos GYM que la adoptan como rutina. Se basa en un baile cuyo elemento principal es un tubo en el cual se realizan distintas rutinas de baile.

Al igual que otras disciplinas, el Pole Dance puede ser un deporte como cualquier otro. Del mismo modo que una persona va al GYM, a correr o a una clase de boxeo, se trata de una actividad que fomenta el ejercicio tanto muscular como cardiovascular, y además tiene un componente creativo muy apreciado en función de los movimientos que seamos capaces de hacer sobre la barra. Una sesión de Pole Dance puede quemar entre 400 y 800 calorías, según la intensidad con que se lleve a cabo, y al tratarse de un ejercicio físico ayuda al bienestar general, elimina toxinas y favorece la circulación sanguínea. Ayuda al bienestar general, elimina toxinas y favorece la circulación sanguínea.

-Futuro deporte olímpico

Pese a que ya existen campeonatos de Pole Dance, como se celebró en Tarragona 2016, KT Coates, presidenta de la Federación Internacional del Deporte de Tubo (IPSF por sus siglas en inglés), declaro a BBC mundo en 2014 que “todos ven que nos estamos moviendo y todos se están dando cuenta que estamos avanzando.

Todos se han percatado que hemos ido logrando nuestros objetivos. Tal vez no sea mañana ni pasado. Puede que sea en 2024, 2028 o 2032, lo que estoy segura es que va a pasar que estemos en unos Juegos Olímpicos”.

-Alimentación

1) Realizar de 5 a 6 comidas diarias. No saltear las. Hacer de cada comida balanceada con proteínas y carbohidratos.

2) Evitar el picoteo.

3) No distraerse en la hora de las comidas con: lecturas, televisión, discusiones, trabajo, etc.

4) Evitar golosinas, azúcares simples, facturas, envasados, frituras, picantes, margarinas, jugos artificiales, gaseosas.

5) Ingerir líquidos en forma frecuente y regular a lo largo del día: caldos, infusiones, jugos naturales, agua mineral, bebidas deportivas. Total: 2 litros por día. Importante: No esperar a sentir sed para ingerir líquidos. Evitar bebidas con cafeínas horas antes y después del ejercicio por su efecto diurético. (¡Ojo! Las infusiones).

6) Antes de comer algo, preguntate: “¿Qué voy a hacer durante las próximas 3 horas? Hasta una hora antes del entrenamiento podés ingerir: una fruta fresca, frutas secas, jugo de frutas naturales, licuados de frutas con agua, jugo de soja, cereales en barras o sueltos.

7) Durante la sesión de entrenamiento de más de una hora de duración ingerir bebidas deportivas: ½ vaso cada 15 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *