¿Sufriste una LESIÓN DE TENDONES o LIGAMENTOS al ejercitarte? Es debido a esto…

En muchas ocasiones no es necesario ir al gimnasio para poder ejercitarse adecuadamente.

 

 

Ciertamente allí puedes encontrar diversos aparatos que pueden optimizar los resultados de los ejercicios, sobre todo si lo que se busca es incrementar masa muscular. Sin embargo, ejercitarse en casa es cada vez más una alternativa a un estilo de vida que debe sortear tiempos entre estudio, trabajo, pareja y familia.

Es por ello que, si quieres obtener los mejores resultados y de paso tener una actividad que puede ser la perfecta oportunidad de pasar tiempo de calidad con las personas que más quieres, el ejercicio en casa es tu opción. Pero recuerda que antes de cualquier ejercicio es recomendable realizar ejercicios de flexibilidad que permitan alongar todos los músculos y prepararlos para el movimiento.

Los ejercicios de flexibilidad son menospreciados por muchos que inician un plan de acondicionamiento físico porque creen que no tienen gran utilidad, se ha comprobado que hay un impacto positivo en el rendimiento, en regular la temperatura corporal posterior al ejercicio y a recuperarse más fácilmente, además de evitar lesiones y/o fracturas, ya que los músculos tienen la capacidad de reaccionar adecuadamente ante los estímulos externos.

 

 

¿Cuál es el mejor momento para realizarlos?

 

 

Definitivamente antes y después de comenzar a ejercitarte, son ideales como calentamiento y como enfriamiento. Una forma sencilla de incluir ejercicios de Flexibilidad en nuestra rutina puede ser de la siguiente manera:

 

1 Opta por realizar movimientos aeróbicos suaves y continuos durante 5 a 10 minutos antes de ejercitarte, el cerebro mandará señales a través del sistema cardiovascular para que los músculos se preparen, estén hidratados y puedan ser flexibles durante el periodo en el que se ejerciten, incluso después del entrenamiento.

 

2 Enfócate en los movimientos suaves, lentos y específicos, mueve una parte del cuerpo a la vez, en respirar profundo y sentir el latido de tu corazón, en cómo va incrementando la frecuencia y todo tu cuerpo comienza a prepararse.

 

3 Estira cada parte de cuerpo por al menos 10 segundos y repítelo de 3 a 5 veces, lo ideal, una vez habituado es que estires hasta por 30 segundos.

 

4 Estirar tus músculos permite que se oxigenen de manera adecuada, con lo que, al finalizar tu rutina de ejercicio, tu cuerpo es más eficiente para recuperar la homeostasis corporal, recuperas la frecuencia respiratoria habitual y tus músculos se sienten menos tensos durante el resto del día.

 

 

 

Una excelente manera para sentirte ágil y flexible antes, durante y después del ejercicio es realizar ejercicios de flexibilidad en tu rutina diaria. 

 

 

Beneficios de los ejercicios de flexibilidad

 

 

  • Ofrece mayor movilidad y rotación a músculos y articulaciones
  • Disminuye la probabilidad de sufrir alguna lesión de tendones y ligamentos ya que están correctamente hidratados y preparados para moverse
  • Incrementa la entrada de más oxígeno y nutrientes a los músculos por medio del torrente sanguíneo, por lo que además de oxigenarlos, permite eliminar productos de desecho, como el ácido láctico
  • Mantiene y promueve una buena postura y equilibrio

 

¿Necesitas más razones para estirar tu cuerpo?

 

Pon en práctica estos tips y en nuestra siguiente entrega descubre que tipo de ejercicios puedes realizar tu solo,  con tu pareja o con tu familia. ¡No te los puedes perder!